La Casa Acústica – “SI ME VIENES A BUSCAR”

IMG_3190!!!Otra canción de “La Casa Acústica” !!!

No sé que tienen las azoteas  o los terrados, que siempre allí parece ser  primavera 🙂  !!!Vaaaleee!!!! Sí, si ! !Ya sé que estamos en primavera!Pero si fuera invierno,  también haría un solazo del carajo!!  Con deciros que este día hacía tanto, tanto  calor que Andreu se quemó la pierna donde apoyaba  la guitarra, de verdad, de verdad…   Eso sí, el que no sé quemó ni un poquito fue Joan , porque estaba debajo del toldo, cogió el mejor sitio.  !! Aroa, su viola  y yo misma, nos torramos!!! Pero ya sabéis que con música todo duele un poco menos, o nada, bueno  hasta que termina la canción, o termina el concierto.

Esta vez la cámara la colocamos encima de una mesa y encima de la mesa pusimos una silla y encima de la silla,  la cámara, buff! Costó encontrar el planito, eh?? Pero sí señor, aquí estamos todos!

“SI ME VIENES A BUSCAR”… !Te cuento más cosas!

 

 

 

La Casa Acústica – DE HUECOS Y SUEÑOS

FullSizeRender

La grabación de esta canción fue improvisada…Tuvimos un ensayo y de repente dije – !Vamos a grabar “De Huecos y Sueños” en la terraza!!-  Así que tardamos un rato en colocar la cámara, pero de repente apareció Carla, que venía de trabajar!! Yupiiiiii!!  Y le pedimos que  nos grabara con el móvil de Aroa la canción… La calidad es lo de menos, a veces está todo tan bonito y tan bien hecho, que algunas cosas parece que no tengan vida. Cada vez me gusta más la imperfección y todo lo que tenga que ver con la asimetría , las arrugas, el ” me he equivocado”, y que no somos perfectos!! O sí lo somos… pero esa perfección no es la que nos están mostrando constantemente…

!!El vídeo ha quedado algo añejo  y mola!! Esta canción me encanta porque tiene un no sé que de frikismo y lirismo juntos, y me  gusta su combinación.  El título “De Huecos y Sueños”, me lo regalaron dos amigas madrileñas y a mí , me pareció un título hermoso..

Somos:  Andreu , Aroa , Carla  y yo…

 

DULCE ARAÑA

PORTADA DEL DISCO WEB

Resulta que he leído, que la tela de algunas arañas, sirve para hacer cuerda de violines, WEAHHHH!  Así que si veis que os mira una , o se os acerca, tened claro que algo de música traerá a vuestras vidas. Eso sí, lo que dure la música celestial será todo un misterio…   He aquí ,  la “DULCE ARAÑA”…

 

 

Los Valores

 

Antigua243 LOS VALORES

 Nunca  me pregunté cual era el significado de los valores, ni reflexioné sobre la diferencia entre la ética y la moral.  Ahora después de recordar mi última clase, empecé a pensar en esas palabras y descubro que los valores !Son lo mas importante que llevamos dentro! Son nuestro pasado, nuestro presente y nuestro futuro. La manera en la que vivimos desde nuestro interior hacia afuera, nuestros días de la semana y las horas, la actitud que adoptamos al relacionarnos con nuestro entorno,  como resolvemos nuestros problemas y la reacción ante las cosas. Los valores están en nuestro inconsciente , en nuestro árbol genealógico, en lo que nos enseñaron de niños , pero también en  lo que nosotros mismos hemos aprendimos y adquirido y ahí es donde empieza la verdadera libertad, ahí es donde hemos tenido y tenemos la opción  de elegir y decidir como queremos ser con nosotros y con los demás. Me he dado cuenta de que cuando hablamos y nos comunicamos , todo lo que decimos y la manera en la que ordenamos las palabras, todos esos detalles encierran mucho más de lo que nos imaginamos y nos dan pistas y secretos de nuestras creencias, así que tenemos que ser mas conscientes y analizar nuestras palabras y formas.  Reflexionar sobre ellas me ha llevado a un viaje interno hacia los valores morales que llevo incrustados  y que me sostienen.

 Creemos que controlamos y somos conscientes de todas las cosas que hacemos y que vemos a nuestro alrededor, pero la mayor parte de ellas se nos escapan.  Jaume Soler nos lanza en clase muchas preguntas al aire para que nos respondamos en silencio y a nosotros mismos, y puedo decir que a todas ellas, soy incapaz de responderme:  -¿Qué precio tengo?, ¿Vivimos o somos vividos?, ¿Qué necesito para ser feliz? ,¿Que has venido a hacer a este mundo?-  Responder rápidamente a todas esas cuestiones me resulta complicado y necesito tiempo para la reflexión, y ahí es donde me doy cuenta de que las palabras que parecen insignificantes cobran mucha fuerza y que hay una gran parte de mi misma que desconozco, porque simplemente nunca entro, ni cuestiono , ni pregunto.  Mis respuestas son la clave para darme cuenta de lo poco que medito sobre las cosas mas importantes de mi  vida.  No es lo que decimos, si no lo que hacemos.  Nuestra moral no es nuestra ética y ser más éticos, es ser más nosotros mismos, un poco mas libres.  Es actuar desde nuestra conciencia,  desde el interior, la elección de nuestro destino , respetándonos a nosotros mismos y a los demás. Es lo que verdaderamente nos hará ser mejores personas y sentir mas plenitud y confianza para poder encontrar la mejor respuesta en el camino que emprendamos.  Descubrir todo eso, me llena de alegría y agradecimiento.  Así , que tengo un deseo y  mi empeño es  seguir navegando por ese mar de vida, en la vela escrito un código ético , un arsenal de valores para llevarlos como una brújula interna , como una luz que guía : Libertad , respeto, coherencia , justicia, responsabilidad, verdad, conservación , unidad… Todo lo que en mi reside,  es lo que  soy.

 La ética necesita estar más en nuestras vidas, para poder darnos y dar lo mejor de nosotros mismos , para descubrir nuestra verdad absoluta, la que nos susurra  y nos mueve por dentro, la que no escuchamos pero araña , nuestros deseos más profundos de vida. Todas las respuestas sin duda viven justamente ahí.

Amarillo Macarrón

 

NATAN AMARILLO MACARRÓN

Yo odiaba el  colegio y fui una pésima  estudiante.

El  sonido del despertador y  levantarme  todos las mañanas se convirtieron en un suplicio que probablemente haya producido algún desperfecto en mi vida que aún guardo en un recodo de mi existencia. Recuerdo una pesadilla que se repetía cada noche en mi cama. Tenía sonido de fondo – una especie de mantra interminable –  que golpeaba sin descanso mi cabeza y el escenario era un  largo e infinito pasillo lleno de niños , colocados en fila y  muy pegados los unos a los otros. En el pasillo de esa escuela había niños sin rostro , ni manos ,ni pies. Solo eran relieves y formas. Las paredes de ese corredor eran justo del color que aparece tras mezclar un yogur natural con la clara y la yema de un huevo .Algo así como un “amarillo macarrón”.  Curiosamente , ese preparado me lo daba mi madre cuatro noches por  semana.  Como no me gustaba el huevo, ella me lo mezclaba con un yogur natural para que yo no notase tanto su sabor, pero a mí ,  la verdad ,  me seguía dando el mismo asco.  El día  que me tocaba el preparado  ,yo me ponía  a dar  vueltas por la casa con el objetivo de   retrasar el momento de tomarlo hasta que le pedía a mi madre ( y a veces le suplicaba ) que pasase por alto el postre amarillo.  Pero eso  pocas veces ocurría.  Así que cuando , por las noches    ,cerraba los ojos, mi pesadilla aparecía empapelada en ese color del desasosiego . Entonces yo me veía atrapada en esa  escuela llena  de niños sin identidad. Por ese motivo no quería dormir. Por ese motivo y por otros no quería ni  ir a la escuela…  Mi cabeza no lograba estar presente en las  clases y  se perdía constantemente en diversos parajes, donde otras horas me arropaban y me hacían sentir parte de ese mundo que yo misma había creado,  allí donde justamente sí  existía.  Yo hacía un sobre-esfuerzo por quedarme ; me lo proponía cuando llegaba y me sentaba en mi  pupitre . Pero  al final siempre perdía el hilo de las cosas y volvía a marcharme.  Cada vez era más consciente del problema y cuando comenzaba el curso y nos daban libertad para sentarnos en cualquier pupitre, yo siempre decidía colocarme en las primeras filas para que nada se cruzase en mi cabeza más que las palabras del maestro.

 Pero , por motivos de altura, siempre terminaba al final de la clase, donde volvía a ensimismarme en mis propios intereses. Recuerdo los enfados de los profesores y cómo alzaban la voz .También cuando una profesora  me pegaba cachetes en  el culo por escribir mal alguna palabra o por no saber contestar a una pregunta.  De vez en cuando te tiraban el borrador y las tizas a la cabeza y  te ridiculizaban cuando no sabías algo delante de los demás niños.

Me imagino que cada uno lo viviría de una manera .Quizás algunos ni siquiera recuerden todo esto, pero yo no puedo olvidarme de aquel estado de continua intranquilidad y miedo . Sé que me gustaban las manualidades, leer, y , por encima de todo , la música. ¿Y qué  me iba a gustar , si no, a esa edad?  Pero ni la lectura , ni las manualidades, ni la música contaban para la  nota final, ni la buena letra tampoco. Las semanas eran largas   ,aunque , afortunadamente para mí , había días de fiesta.. Y era entonces cuando podía  escapar de aquel  barco donde no  lograba encontrar nada por lo que querer quedarme. Desde allí, a través de la ventana  de la clase , recuerdo que podía ver mi casa y a veces a mi madre limpiando la terraza. En algún momento tuve ganas de gritarle para que viniera a salvarme, pero gritaba por dentro y ella no podía escucharme.

Supongo que es difícil ser un buen maestro, acercarse a un niño o a un adolescente y ser capaz de entrar en su mundo y poder llegar a hacerlesentir algún  interés por la asignatura. Pero habrá niños que , por mucho que se esfuercen los maestros, jamás se interesarán por esa asignatura obligatoria,  que alguien decide un día que debes  comprender y   memorizar. Una asignatura que  en el mundo de un niño o  de un adolescente, no cabe ni tiene sentido. Es una labor ardua y delicada, creo yo. Por eso , los  profesores que lo consiguen se convierten en artistas, y a esos, habría que cuidarlos un poco más. Yo me encontré después de los catorce años  , cuando me marché de aquel colegio  , con algunos profesores así .Acordarme de ellos realmente me emociona. Siento gran admiración por esas personas que aman su trabajo y son capaces de transmitirlo  a los demás,  con tanta fuerza y pasión que engrandecen los contenidos que enseñan.

El niño ya tiene su propia personalidad cuando nace. Su ritmo, su tiempo, sus razones,  su manera de conectar, su lugar de refugio, su forma de amar . Deberíamos respetar todas estas singularidades, porque es lo más valioso que posee el hombre, su propio yo, su verdadera identidad. Pero , el  sentido común y las leyes que nos hemos inventado amenazan con arrebatárnoslas ¡Y vaya si lo hacen! Todos seguimos llevando un niño dentro olvidado  y  ,aunque pueda parecer una locura, ellos deberían tener más derecho a decidir hacia dónde quieren ir y qué es lo que quieren aprender. Yo lo hice. Aprendí  , no sé si en ese lugar,  probablemente muchas más cosas de las que pueda imaginarme . Buenas y malas. Algunas tienen forma de tara y  aún se quedan atascadas en mi interior, pero yo las disfrazo y les cambio el rumbo, para que no parezcan lo que son.  Aprendes a protegerte, a ir  hacia otra realidad que inventas.  Allí donde el aire puede acunarte y silbar todas las melodías del mundo.  Y así, cuando encuentro la calma empiezo también a aceptarme y a entender mejor a mis amigos, a mis padres, a mis vecinos, al mundo.

Ha pasado mucho tiempo desde mi infancia, pero aún siguen grabados recuerdos de aquellos días “de temor” en mi memoria. Me pregunto constantemente el sentido de las cosas y de la  vida.  Puede que no haya ni tantas respuestas, ni tantas preguntas para formular. Hay camino y experiencia, y de esa manera  es como se  adquiere el verdadero conocimiento .  Todo lo demás es quizás tiempo de recreo. Por eso , mientras viajo hacia algún lugar, sí  me gustaría poder cambiar algunas  cosas; las que no me gustan y las que nunca me gustaron. De modo que no se repitan las mismas fórmulas que desencadenaron esos momentos a los que no deseamos ya volver.

Ahondar en uno mismo,  para  así poder entender a los demás y que el “amarillo macarrón” empiece a cambiar su tonalidad.

 

 

Tierra Descirculante

 

Storm Thorgerson-1 (2)

No quedó nada encumbrado en aquella tierra de fábulas y vilezas. Los tejados se rieron de los transeúntes. Las chimeneas se desdibujaron. Fuerzas indomables golpearon al hombre y quebraron. Los sollozos arraigados a la tierra se desvanecieron y las risas también.

El mundo descendió de su cumbre y el amor que aún quedaba, se hundió en un torrente de aguas escarchadas, junto a las promesas de falso júbilo. Las pequeñas cosas se acallaron para siempre. Los árboles cesaron su fotosíntesis.  El oxígeno dejó de respirar y el principio y el final del círculo infinito y la recta se desconectó para siempre.

Inéxistencia , mundo vacío , final..

 

 

 

Océano de Despedidas

     

 

photo

M

i casa es blanca, huele a flores, está llena de cajas de cartón. Hay un baño pequeño sin puerta y una terraza desde donde puedo ver la luna. Cuatro muñecas sentadas esperando a que les llegue un beso algún atardecer. En la nevera anclados, magnéticos seres diminutos cuchicheando al día y una  cama voladora que me transborda cada noche a un laberinto de titanes y ateneas.

En algún momento del día salgo a la ciudad y la avenida se llena de obstáculos. Las luces intermitentes salpican mis pupilas y el latir de los mortales me invita a desperezarme. Yo me mezclo con la muchedumbre y comienza el combate hacia  un drenaje linfático descompasado,  espectáculo visual y sonoro que engulle mi armonía.  Camino y sonrió,  empiezo a conectarme,  me convierto en  lo que soy  y avanzo con la música pegada a mis oídos para entender el nacimiento  del mundo.  Navego indulgente entre el gris del asfalto y la inmensidad del universo que habito.  Y me entrego ya sin batirme,  a la ciudad  perdida,  al océano de las despedidas,  al final de los cuentos.

  

Polvo En Mis Huellas

 

A

hora sí,  comienza mi nueva vida en esta ciudad . Ella y yo juntas con Septiembre bajo el brazo.  Tal vez me trajo de regreso el mar, la añoranza,  el amor,  los amigos, el camino que tan bien conozco.  En la tierra donde nace el polvo de  mis huellas, donde una vez acontecieron esas historias, yo prevalezco.  Lo sé, no será lo mismo, pero será la misma tierra y el mismo cielo, donde juntos un día giramos , giramos y giramos …

Corazón y Existencia

la foto Nunca Hemos Existido

Sé que nunca hemos existido, jamás estuvimos aquí, todo formó parte de nuestra    imaginación. Yo sé que la culpa fué de mis ojos derrotados, de tu mente anhelando creación ,de los aviones plateados, los que llegan cuando dormimos, del mundo que inventamos,  mientras una partícula en movimiento roza la piel acechante. El aire se atornilló un día en mis oídos y casi en el silencio te oí llegar inesperado…

 El Corazón De Alba

Miles de personas en un planeta desbordante, realidades y vidas paralelas  se mueven en este mágico cosmos ,  miradas que se cruzan,  encuentros eternos, instantes que se pierden.  Yo camino sin buscarte ,  pero mi deseo es hallarte  en  un pedazo de pueblo,  en una ciudad remota de callejones y luces. Tú apareces entonces con  tu aura mágica de formas y colores, de sentidos  que emergen de lo más profundo de tu razón y el caos se apodera de mi universo de existencias. Entras y me atrapas, yo fluyo en tu vaivén de relojes que guarda el tiempo y las horas se descolocan, pero a mí no me importa porque ya bailo en tu Big Bang de acuarelas y nos vamos descalzas en nuestra alfombra voladora, a nuestra luna  de nácar,  donde imposible no es nada, donde un sueño te atrapa para siempre , allí donde te quieren y nunca te duele ¿Acaso no es el mejor lugar del mundo?  El corazón de Alba.

Echarte De Menos

IMG_20121231_012119 (2)
Sería más dulce echarte de menos entre árboles con hojas de antaño, que  abracen apasionadamente a las flores de una primavera, cubiertas por las gotas de la lluvia repentina.  Quizá en una balsa de madera  de un estanque dorado, donde los patos se besen con sus largos picos al mirarse.  A,  sería hermoso echarte de menos. Caminando por calles entre paredes de papel, que invadan lentamente a los hombres con poemas pintados. Podría echarte de menos acallada, una tarde sentada en mi cocina de color hueso, con olor a helado de jazmín y en mi ventana las golondrinas que habitan en la chimenea  de al lado. Tal vez  así, no habría  lágrimas de cristal y no las  guardaría en mi bolsillo,  por echarte de menos…

Página 1 de 212
Todos los derechos reservados © Copyright yolandayone.com - Theme by Pexeto
Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinCheck Our Feed